Publicado el : 10/3/2020 12:00:00 AM por Admin
  • Actualmente Adam es un respetado hombre de negocios que ha desarrollado empresas como Hanover Insolvency y Pride Planning.

‘La venganza es dulce’. Adam Deering de 39 años compró el edificio del banco que le negó el crédito para iniciarse como empresario, la entidad financiera alegó en aquel momento que el emprendedor “era muy joven y sin experiencia”.  

“¡Así que la semana pasada compré el edificio del banco donde me rechazaron un préstamo a los 21 años!”, escribió el empresario británico en su cuenta de Instagram

Hace casi dos décadas Adam, residente de la ciudad de Urmston (Inglaterra, Reino Unido), creó un plan de negocios e hizo una cita con la gerente del banco para platicar sobre cómo abrir una cuenta y obtener un préstamo comercial. 

“Antes de ingresar al banco oré porque no tenía dinero en efectivo y no tenía idea de cómo realizaría mi sueño sin ello”, explica Adam. Sin embargo,  tras una ligera ojeada al plan de negocios del emprendedor la mujer que era la gerente en ese momento le negó el préstamo. 

“En un tono muy condescendiente dijo que el problema es que Adam eres un poco joven y no tienes experiencia comercial. Esto no es algo que podamos hacer en esta etapa”, dice el emprendedor. 

 

En ese momento Adam se sintió “humillado, frustrado y triste” y lo peor de todo es que no tenía un plan B. El empresario ya había renunciado a su trabajo y con ahorros había pagado el primer trimestre del alquiler de una oficina, asimismo consiguió una línea telefónica en préstamo para llamar a posibles clientes. 

“No tenía dinero para comprar un escritorio o una silla, por lo que pasé 4 meses en el suelo”, escribe Adam en su Instagram. 

Con resiliencia este emprendedor logró hacer crecer su compañía de gestión de deudas y en 2014 la vendió por 5 millones de libras (6,4 millones de dólares). De acuerdo con el medio Ladbible, actualmente Adam es un respetado hombre de negocios que ha desarrollado empresas de millones de libras, tales como la empresa de gestión de deudas Hanover Insolvency y la empresa funeraria Pride Planning.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente