Publicado el : 8/13/2020 12:00:00 AM por Admin

Mes con mes, hay más “damnificados financieros” que buscan resultados inmediatos. Sin embargo, lamento decirte que los llamados “milagros” o resultados inmediatos, no existen.

Todo es un conjunto de esfuerzos y hábitos que deben hacerse día con día para llegar a los resultados financieros que tanto has deseado.

Tener un hábito no es nada fácil, y esto aplica en cualquier aspecto de tu vida en el que puedas pensar; es aún más complicado si tienes muchos otros hábitos dañinos para tus finanzas personales y tu bolsillo.

En este artículo, quiero darte diferentes maneras de crear hábitos sanos para ti y tu familia.

Apaláncate de la tecnología

Vivimos en la era digital, sin duda debemos aprovecharla. Utiliza todas las herramientas que existen para recordarte los hábitos más pequeños que te cuestan más trabajo.

Uno de los hábitos más difíciles para las personas, es ser totaleros con las tarjetas de crédito, porque se les olvida su fecha de corte.

Recordar tu fecha de corte te ayudará a pagar a tiempo y a no generar más intereses.

Actualmente hay muchas aplicaciones en dónde puedes ingresar tus datos diarios.  

Prioriza en una lista

Mes con mes, escribe los pagos más importantes que enfrentarás. Enlista cuáles son los más importantes, y cuáles pueden esperar otro mes. Después realiza tu presupuesto mensual con base en esa lista. Cuando estés tentado a comprar algo que no está en tu lista, hará que lo pienses dos veces.

Sobres, el sistema de administración infalible

Si has ido a alguno de mis entrenamientos, seguramente ya conoces el método de los famosos “sobres”. Consiste en separar tu dinero en diferentes sobres (o cuentas de banco) de acuerdo con las áreas de tu vida con la famosa regla 7+1: Educación, Libertad Financiera, Compromisos Mensuales, Diversión, Donativos, Proyectos Especiales, Respaldo.

Debes destinar tu dinero en diferentes porcentajes dentro de estas áreas. Así desarrollarás el hábito de que no todo el dinero que llega a tus manos es para gastar en cualquier cosa.

Establece tus reglas

También es muy importante que tú mismo establezcas tus propias reglas financieras. Y, por supuesto, que te asegures de cumplirlas.

Te daré algunos ejemplos:

  • No gastaré más de lo que gano
  • Este mes no iré más de dos veces al cine
  • Si no está en mi presupuesto, no lo gastaré
  • Este mes voy a invertir un 10% más
  • No gastaré en comidas fuera esta semana

Esto ayudará a que crees tus propios limitantes de dinero y gastes menos de lo que normalmente gastas.

Anota todo

Si eres de las personas que no sabe en qué se le fue su dinero, esto te va a ayudar. Cada que gastes en algo, anótalo, cada que recibas dinero, anótalo. Esto ayudará a generar conciencia en lo que estás gastando, y te ayudará a que lleves un control más estricto de tus finanzas.

Domicilia tus pagos

Si eres de los que no tiene tiempo para pagar todos los servicios, este es un buen hábito. Domiciliar pagos hará que no generes intereses y evitarás recargos.
Solo recuerda no domiciliar gastos de más.

Planifica de acuerdo con tus metas

Este es uno de los hábitos más importantes que debes de realizar mes con mes. Si sabes cuáles son tus metas a corto, mediano y largo plazo, te será más fácil lograrlo. Establece cuáles son tus objetivos y cuáles son las acciones que debes llevar a cabo para lograrlo. Si no sabes a dónde ir, cualquier lugar será un lugar, y cuando llegues ahí no te va a gustar.

Vivir sin tener metas hará que no te esfuerces por lo que realmente quieres.

Espero que estos pequeños hábitos te ayuden a generar el comienzo de una vida financiera sana. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente