Publicado el : 8/28/2020 12:00:00 AM por Admin

Datos importantes que debes tener en cuenta al leer esta nota:

  • Los caballos llevan más de 50 millones de años en la Tierra.
  • Los caballos han logrado adaptarse a todos los cambios que ha habido en todo este tiempo.
  • Los caballos tienen un pensamiento lateral ¿Qué es esto? Que no importa cuánta necesidad tengan de algo, siempre observan todo a su alrededor antes de tomar una decisión que mantenga segura a su manada y a ellos.
  • Los caballos ocupan un lenguaje silencioso. Un lenguaje que te invita a trabajar con ellos, a compartir experiencias, a querer saber más sobre todo lo que pueden compartirte.
  • Los caballos no imponen, todo lo someten a un tipo de "votación equina”. Hasta que eligen el papel que cada uno ha de tomar dentro de la manada. Estos papeles no son estáticos, cambian conforme lo necesita la manada. Jamás hacen solo lo que les toca, se encuentran en un constante sumar al bienestar de la manada.
  • Los caballos son gregarios y saben que acompañados pueden hacer y sobrevivir más que siendo solo uno. De hecho, se sienten más seguros en compañía de otros caballos que estando solos.
  • Su comunicación es tan limpia, tan fuera de egos que una de las formas de comunicarse es a través del lenguaje corporal.

 

Toma en cuenta lo anterior y piensa en una manada de caballos como una empresa que va andando a paso, algunas veces a trote y otras a galope.

Una empresa que está en constante movimiento librando pandemias, desastres naturales, cambio climático, etc. ¿Cómo han logrado sobrevivir y qué han hecho?

Los siguientes puntos son algunas recomendaciones para que tu emprendimiento pueda seguir galopando al éxito. Un tanto pensadas desde un "modo caballo”:

1. Escucha a tu manada -a tus socios o colaboradores-. Los caballos necesitan estar atentos a lo que toda la manada dice para sobrevivir. Lo mismo ocurre con una empresa. Si bien, la última palabra la tendrá el director o CEO, necesitas escuchar todas las voces que existen porque de todas ellas podrá generar algo que pueda hacer que su empresa sobreviva. He ahí que muchas empresas realizan encuestas de satisfacción, así se dan cuenta de lo que está resultando y de lo que pueden mejorar.

2. Los caballos piensan en el bienestar de todos. Lo mismo aplica en una excelente empresa. Entiéndase por excelente, una empresa que piensa en todos. En Google a sus colaboradores les llaman "googleros" y a sus colaboradores de la comunidad LGBTTQ+ "gayglers". Imagina trabajar para una empresa que tiene tanto sentido humano que piensa en todos. Esto tiene sus beneficios, colaboradores más comprometidos, leales y sobre todo felices. Ahora imagina que eres dueño de una empresa o un emprendedor que lanza una empresa con un pensamiento de primer nivel. No confundas esto con ser "el mejor amigo" de tus colaboradores, así como las empresas brindan beneficios, así exigen y es lo propio.

3. Los caballos eligen posiciones dentro de la manada, cada uno de ellos sabe con mucha honestidad con qué habilidades cuenta así que ellos eligen el lugar donde saben que pueden sumar a que su manada esté fuera de peligro -fuera de números rojos-. Los "líderes" se habrán ganado su lugar por su capacidad de estrategia al mantener a salvo a la manada -empresa-, por su visión panorámica que le permite ver posibles baches y poder sortearlos antes de que estos ocurran, por su valentía y sobre todo por la congruencia con la que actúan dentro de su manada.

4. Ellos tienen un pensamiento lateral. En el mundo en el que nos encontramos se hace cada vez más necesario trasladarnos de nuestro pensamiento depredador lineal a un pensamiento más estratégico -como el de los caballos- un pensamiento lateral. Estar constantemente en el pensamiento lineal es estar resolviendo todo el tiempo de manera robótica. Llega un correo con una queja e inmediatamente el pensamiento lineal quiere responder. Si actuáramos desde el pensamiento lateral, veríamos el correo, observaríamos los posibles caminos y responderíamos con ecuanimidad y excelencia. Por supuesto que no aplica en todo, pero sí podría ser un buen ejercicio para empezar a observar un todo en lugar de solo enfocarnos en el problema. Los caballos una vez que resuelven que no se los coma el león, continúan con lo que sigue, no se quedan regodeándose en el problema pasado y pensando en "¿Qué tal si viene el león otra vez y quiere comerme? No, ellos resuelven y continúan. Aprendizaje que se puede transmitir dentro de una empresa. ¿El problema se resolvió? ¿Qué aprendimos? ¿Qué mejoraremos? ¿Cuándo lo pondremos en marcha? ¿Cuál sería el plan B?

5. Así como los caballos son gregarios, así necesita ser una empresa-manada. Hacerlo solos nos costará más trabajo que sí pedimos apoyo y colaboramos con más empresas y emprendedores.

Piensa diferente, actúa cuando hayas observado todo y acciona cuando sepas hacia donde hay que galopar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente